Blogia
LOS DULCES VERANOS DEL JOVEN CONDE DE CEBALLOS

ENTRE FIN Y PRINCIPIO... (¿Los dioses siempre triunfan?)

Doy la bienvenida, con más gratificación y alegría que con algarada, pues hoy, 24 de diciembre de 2006, creo este primer blog -al que espero sigan muchos más- como antesala a una página web que estará lista para verano de 2007 y donde pretendo depositar gran parte de mi producción literaria. Si bien alguien dijo una vez que “aquello que no está escrito no existe”, hoy no estamos muy lejos de sentenciar con extrema rotundidad “lo que no está en Internet tampoco existe”. Sucede que cada vez el Universo virtual logra apoderarse más de la capacidad de comunicar y de llegar hasta los lugares más recónditos de la geografía global y hasta las más variadas personas. Cosa por la cual hay que alegrarse, pues ante todo somos seres comunicativos, a veces, eso sí, muy dados al retraimiento por mero vicio y no por instinto. En fin, no quiero extenderme demasiado en esta breve presentación, que solamente pretende ser eso, una sucinta presentación sobre un espacio personal, dedicado a cosas variadas, entre personales y literarias: ambas intrínsicamente ligadas, más de lo cualquiera pueda imaginarse. Espero que los futuros visitantes tengan muy en cuenta que apenas inicio hoy este espacio y que no soy precisamente un gran entendido en temas informáticos y de Internet, por ello ruego a todos vosotros me tengáis un poco de paciencia mientras construyo correctamente este espacio que pronto tendrá un alto número de fotografías y artículos interesantes, además de relatos cortos, poesía, cuentos y algunos breves sobre las novelas que escribo. No desesperéis –mis amigos- y no os sintáis defraudados –los casuales-, prometo empeño y prontitud en cumplir estas promesas. Qué buena forma de pasar la noche de Navidad. ¡¡Felices fiestas para todos y buenos augurios!!Riendo

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres