Blogia
LOS DULCES VERANOS DEL JOVEN CONDE DE CEBALLOS

HABÍAMOS PEDIDO

Habíamos pedido licor y se nos trajo vino...

Habíamos pedido mujeres y se nos dieron trapos

Habíamos pedido riquezas y tuvimos

que conformarnos con trabajos rutinarios y sucios,

Habíamos pedido amor y en cambio recibimos cientos de culpas.

Habíamos pedido tantas cosas y, a pesar de ello,

se nos dieron demasiadas.

Nos equivocamos al pedir,

Hubiese sido más sabio no pedir nada,

Para recibir poco y bueno.

(Del poemario inédito Adversos)

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres